El Ciclo de Violencia

Fase de Acumulación de Tensión

Al principio de la mayoría de las relaciones rara vez se exhibe violencia. El agresor se sobrepasará expresando a menudo que la pareja nueva “es la única con la cual puede comunicarse” o que el agresor “nunca ha sido querido antes de igual manera.” La relación es usualmente de infatuación.
Al avanzar la relación, las demandas (mentales, emocionales y físicas) aumentan, al igual que el estrés. Hay un aumento en el comportamiento agresivo, usualmente hacia objetos en vez de la pareja, como por ejemplo, golpeando puertas, tirando objetos, etc. El abuso emocional y mental comienza durante este período. Este abuso se caracteriza por comentarios acerca de la vestimenta, los amigos y la familia de la pareja, y los celos obsesivos se vuelven más obvios. El agresor puede tratar de justificar los celos expresando que los mismos son una forma de expresar su amor. La violencia pasa de objetos a la pareja. Puede haber un aumento en el abuso verbal y físico. La pareja puede alterar el comportamiento para tratar de detener la violencia. Algunos ejemplos son manteniendo la casa limpia, los niños más callados, etc.
El agresor puede volverse obsesivamente celoso y tratar de controlar la mayoría de la conducta y tiempo de la pareja, por ejemplo, decir con quién y dónde puede ir la pareja, cómo debe vestirse, etc.

El agresor puede tratar de aislar a la pareja de la familia y amigos. El abusador le puede decir a su compañera que si lo ama no necesita de los demás y si está casada, entonces el lugar de la compañera es junto al abusador.

La fase de acumulación de tensión es diferente en cada caso. El lapso de esta fase puede ser de días o semanas y la severidad varía.

Incidente de Golpes Severo

Durante esta fase ocurre la violencia física. El abusador escoge la forma de agredir. Por ejemplo, decide el lugar y la hora para el episodio, hace una decisión consciente de la parte del cuerpo que va a golpear y si lo hará con el puño o la mano abierta, etc.

Esta es la etapa en la que usualmente la policía se involucra. Cuando la policía llega, el abusador usualmente actúa calmado y relajado después de haber liberado la tensión. La pareja, por otro lado, actúa histérica y confundida por el episodio.

Reconciliación

Esta fase se caracteriza por un período de calma, sin violencia, o de amor. Durante esta fase, el abusador puede hacerse en parte responsable por su conducta, dándole así a la pareja esperanzas de un cambio. El abusador puede que ruegue perdón, prometa no hacerlo de nuevo y buscar ayuda, dará regalos, etc.

Fase de Calma, también conocida como la “Luna de Miel”

El incidente de abuso se olvida y es la fase “normal” de la relación. Esta es la fase más peligrosa del ciclo de violencia. Durante esta fase, la víctima puede ser atraída por el “buen comportamiento” del agresor y a menudo se restaura su falsa esperanza de que el agresor cambiará. La víctima ve al agresor como la persona de la cual se enamoró.

Si no hay intervención y la relación continúa, hay muchas posibilidades de que la violencia escale y la severidad aumente. El ciclo puede pasar cientos de veces en una relación abusiva. Cada etapa dura un período diferente de tiempo en una relación. El ciclo total puede tardar desde pocas horas hasta un año o más para que se complete.

Es importante recordar que no todas las relaciones violentas de parejas íntimas se amoldan a este ciclo. A menudo, a medida que pasa el tiempo, las etapas de “reconciliación” y calma desaparecen.
Si usted necesita ayuda, comuníquese con el Programa de Refugio para Mujeres al (805) 781-6400.
Si usted no vive en el condado de San Luis Obispo, llame a su Refugio para Mujeres local o llame al 1-800-799-SAFE para encontrar un refugio cerca de usted.

Si está en peligro inminente, llame al 911. Si no hay servicios de 911 disponibles en su área, llame al departamento de policía local.